Termas Romanas
Antequera (ciudad)
Volver al InicioVolver a la Ruta RomanaIr a la Ruta Romana de Antequera (ciudad)Consultar la Ruta del AguaRuta del Agua. Antequera (ciiudad)Todas las RutasIr al DirectorioIr a Bibliografía RelacionadaDiccionarioContactar con el Administrdor


Foto 1El presente trabajo se apoya tanto en el libro de Alicia Correia Chacón: "Málaga Romana. Un Pasado en el Olvido", como en el informe de Rafael Atencia Páez, Manuel Romero Pérez e Isabel Elvira Rueda Rodríguez: "Excavaciones de Urgencia en las Termas Romanas de Santa María (Antequera, Málaga)". (En bibliografía consultada, Ruta de Roma: 001, 011).

Las termas se asientan sobre la ladera este del cerro de la Alcazaba, siendo descubiertas a finales de los años 80 del siglo XX, excavándose entonces y a principios de los 90, cuando se dejaron a la vista una parte de las mismas, por lo que estamos a la espera de que éstas se reanuden, así como de la musealización de lo que ya es visible.

Se trata de un edificio posiblemente destinado al uso público, con una cronología que va desde el siglo I d.C. al V, siendo remodelado a principios del siglo III. Para la construcción de las termas hubo de aterrazarse el terreno, aprovechándose el cauce de un cercano río. Este yacimiento, así como otros vecinos, véase la villa romana de la Estación, o los hallazgos en el convento de Santa Catalina de Siena, corroboran arqueológicamente la tesis de que la actual Antequera se asienta sobre la romana Anticaria.

Foto 2Los restos encontrados nos hablan de unas termas ricamente decoradas con mármoles, estucos, mosaicos y estatuas. Un testigo de aquel esplendor lo representa un magnífico mosaico polícromo de 4,65 x 6,5 metros, posiblemente de época severiana (finales del siglo II, principios del III), conservándose el emblema o motivo central con una representación del dios Oceanus, muy habitual en este tipo de instalaciones, rodeado de motivos geométricos.

Como ya se ha comentado, todo el conjunto se articuló mediante terrazas adaptadas al inclinado terreno. Los materiales utilizados para los muros fueron sillares de arenisca, pero también mampostería y ladrillo, éste último usado en el pavimento como el opus spicatum de una de las estancias.

La primeras excavaciones de finales de los 80 sacaron a la luz tres piscinas, pertenecientes al frigidarium, y recubiertas con opus signinum en toda su superficie. Junto a ellas se conserva una natatio y una canalización de unos 11 metros, igualmente de opus signinum. Al norte de estas iniciales instalaciones fueron excavados a principio de los noventa los espacios de agua caliente o caldarium y templada o tepidarium, además de los colectores y las letrinas. Los vestuarios o apoditerium se situarían al este. En estas instalaciones también se han descubierto restos de mosaicos.


Bibliografía consultada. En Ruta de Roma, ver: (001) y (011); cartelería informativa cercana al yacimiento.

Acceso. Es muy fácil. Se encuentra junto a la colegiata de Santa María la Mayor, en su ladera este. Sólo es visible desde la plaza situada delante de la iglesia, y bajando, a través de un callejón situado entre los números 16 y 18 de la calle Niña Antequera.

Museografía. Conservación. Didáctica. El yacimiento se encuentra parcialmente excavado, rodeado por una valla en su parte baja y por los muros y ladera que protegen la colegiata por la parte alta. A pesar de ello, es perceptible el abandono generalizado sólo frenado por la propia dureza de los materiales constructivos romanos. No es visitable interiormente y la única información es un reciente panel con indicaciones muy claras sobre las distintas estancias.

Ubicación. Coordenadas U.T.M.:
30 S
361592.41 m E
4097661.82 m N

Ubicación en googlemaps© (03. Termas Romanas. Icono en color verde):

Terminado, incorporado a la página y subido a la red el 30/09/2016. nº 240. vecmálaga©

SUBIR