Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios
Ardales (pueblo)

Volver al InicioTodas las Rutas. ArdalesConsultar Ruta de las Iglesias y ConventosIr a la Ruta de las Iglesias y Conventos del Pueblo de ArdalesIr a la Ruta MudéjarConsultar Ruta del BarrocoRuta del Barroco. Ardales (pueblo)Consultar Ruta del GóticoRutas por MunicipiosIr a Todas las RutasConsultar DiccionarioIr al DirectorioIr a BibliografiaContactar con el Administrador

 

Foto 1. Pincha para ver más fotografías.Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Es una de las iglesias mudéjares más antiguas de la provincia. Fue construida a finales del siglo XV, y reformada a principios del siglo XVIII. Su ubicación, en alto, a los pies del Castillo de Ardales, la sitúan como un hito visual y cultural, en referencia histórica y signo de identidad de la comunidad. Además del estilo mudéjar, participa también del estilo gótico y barroco y de las mutuas influencias de éstos entre si.
A los pies, en el exterior, el edificio combina la simplicidad de un muro plano, con la riqueza de una portada plena de elementos clásicos y la gracilidad y riqueza matérica de la torre, sobre todo en el último cuerpo y en el chapitel (foto 1). Asimismo, en el lado del Evangelio la adición de capillas durante el siglo XVIII ha transformado un liso muro externo en un rico y variado conjunto de volúmenes, transposición del espacio interno al exterior (foto 2).
La fachada, como hemos dicho, no es más que un muro plano rematado por el perfil triangular del tejado. A esta forma elemental se le han añadido cuatro elementos arquitectónico-decorativos que la enriquecen: la gran escalera de acceso, la portada de estilo clásico, los tres óculos que rompen la opacidad del muro, y rematando un esquemático frontón triangular (foto 1).
La portada ha sido atribuida al sevillano Diego Antonio Díaz: un arco de medio punto entre dos pares de pilastras cajeadas sostiene un arquitrabe, un friso con la fecha 1723 y el nombre de la iglesia, y una cornisa con dentículos de ladrillo a tizón; sobre él, un frontón curvo partido, dos pares de pináculos sobre pedestal, y en el centro una hornacina con repisa, compuesta de arco de medio punto y pequeñas pilastras, coronada a su vez por frontón curvo, entre pináculos sobre pedestal y óculo central. Una moldura rectangular rodea la hornacina y el óculo (foto 3). La fachada termina con frontón triangular y dentro una cruz incrustada. Todos estos elementos, excepto el frontón superior, se decoran con motivos geométricos en placa: rectangulares, cuadrangulares, circulares, triangulares, siempre respetando los límites y formas de los que los cobijan (foto 4).
Torre. Situada a los pies, en el lado del Evangelio, fue probablemente edificada hacia 1775 por Antonio Matías de Figueroa. Es representativa del estilo sevillano de la segunda mitad del siglo XVIII.
Posee planta cuadrada con tres cuerpos y chapitel. Los dos primeros construidos de ladrillo, sin practicamente elementos decorativos, de claro gusto mudéjar, y el superior y el chapitel con rica decoración de cerámica. El cuerpo inferior es más ancho que el segundo. De aspecto sólido y sobrio, un rectángulo rehundido en el centro rompe la planitud del muro. El siguiente cuerpo se separa del primero por un molduraje de imposta, siendo el más largo de los tres. Lleva también dos rectángulos rehundidos con un óculo cada uno y basa con tres toros y escocias más plinto (foto 5). Del tercer cuerpo se separa mediante una cornisa. Este último es el más ricamente decorado, con diferencia, repitiendo el esquema decorativo de la portada. Los cuatro vanos del campanario de medio punto peraltado están rodeados por dos pares de pilastras cajeadas decoradas con placas de cerámica vidriada verde, también utilizadas en el zócalo, cornisa, ático y en las bolas que lo terminan. El chapitel es octogonal con tejas vidriadas formando rombos bicolores (fotos 6 y 7).

Foto 2     Foto 3     Foto 4
Foto 2                                                 Foto 3                                                   foto 4

Foto 5     Foto 6     Foto 7
Foto 5                                            Foto 6                                          Foto 7  


El interior posee gran cantidad de elementos mudéjares. Sus tres naves, de distinta altura, están separadas por arcos apuntados sin alfiz (foto 8) sobre gruesas columnas de esquinas redondeadas posiblemente por la cal, (pensemos en un pilar octogonal de influencia almohade), con pequeños capiteles de muescas en los ángulos (foto 9).
El coro, añadido en el siglo XVIII, se sitúa a los pies, compuesto por arco rebajado con enjutas decoradas con celosías formando estrellas de ocho puntas, bóveda de medio cañón y balaustre (foto 10).
Al presbiterio se accede mediante arco toral apuntado (foto 8). A ambos lados se disponen sendas capillas con acceso en arco de medio punto y cubiertas las tres con bóvedas semiesféricas (foto 11).
Las techumbres han sido recientemente restauradas. La nave central se cubre con armadura de par y nudillo con lazo repartido en tramos cuadrados sobre el almizate, además de tirantes. Son lazos de cuatro formando crucetas o aspas y estrellas, con madera de dos colores (taracea), de rico efecto cromático. Tanto en los pies como en la cabecera lleva lima bordón y cuadrales (foto 12). Los tirantes son siete, pareados sobre canes de perfil en S, formados por crucetas, estrellas y azafates, combinándose entre si, resultando con distinta disposición cada uno de ellos. El perfil de los tirantes se decora con puntas de diamante (foto 13). En las naves laterales se utiliza el colgadizo (foto 14).
Las tres capillas de la cabecera cubiertas con cúpulas semiesféricas se construyeron en el siglo XVIII. Cada una de las cuales posee un pequeño retablo de reciente factura (foto 11). Destaca la diminuta Virgen de Villaverde, patrona de Ardales, pequeña imagen de madera policromada, posiblemente arzonera, que porta al Niño en su regazo (foto 15). En el lado del Evangelio y junto al presbiterio, mencionaremos también el Cristo de la Sangre, de exquisita factura, enmarcado por un dorado retablo (foto 16). La capilla más ricamente decorada con yeserías, estípites, policromía y dorados, cubierta con cúpula gallonada sobre pechinas (foto 17), es la que alberga dentro de un camarín a una Dolorosa sevillana de 1940 (foto 18). En el lado de la Epísola destacan un San José del XVIII con retablo moderno, una Divina Pastora del XIX en una pequeña capilla cubierta con bóveda de arista (foto 19), una Asunción en capilla con cúpula sobre trompas. Otros bienes muebles de interés son las rejerías (foto 20) y la pila bautismal. La visita a esta iglesia es inexcusable. Es Historia del Arte Mudéjar en la provincia.

Foto 8     Foto 9     Foto 10
Foto 8                                          Foto 9                                                  Foto 10    
  
Foto 11     Foto 12     Foto 13
Foto 11                                          Foto 12                                         Foto 13

Foto 14     Foto 15     Foto 16
Foto 14                                         Foto 15                                        Foto 16

Foto 17     Foto 18     Foto 19
Foto 17                                        Foto 18                                        Foto 19

Foto 20     Foto 21     Foto 22
Foto 20                                                  Foto 21                                                  Foto 22  


Acceso. Para llegar, como casi siempre en estos pequeños pueblos, lo mejor es dejar el vehículo en la periferia, e ir a pie hasta la iglesia, con lo que aprovecharemos para disfrutar del encanto de sus calles y edificios (foto 21). La iglesia la conoce todo el mundo, y además es el mismo camino que lleva al castillo. Puedes subir por la calle Real y al final de la misma verás la iglesia junto a una pequeña plaza. Sus horarios de apertura son: invierno: Miércoles y Viernes 19.00 h., Domingos y festivos: 12 h. y 19.00 h.; verano: Miércoles y Viernes 20.00 h., Domingos y festivos: 12 h. y 19.30 h. Su teléfono: 952458174. Podéis consultar en la página web de la diócesis. Siempre es mejor llamar antes.

Conservación. Museografía. Didáctica. El interior de la iglesia se encuentra en buen estado de conservación. No se observan humedades, tampoco grietas, cuarteados, decoloraciones. Los retablos ofrecen también un buen aspecto general. Las yeserías de las capillas dieciochescas están limpias y los colores vivos. Las cubiertas mudéjares, no hace mucho restauradas, no presentan descuadres u otro tipo de daños. En el exterior, la torre tiene un brillante y sólido aspecto. Desgraciadamente la fachada principal sufre perdida de pintura, de enfoscado, algunas grietas, humedades, pero aún peor se encuentra el lateral exterior derecho con graves problemas de conservación que necesitan de una urgente restauración (foto 22). En cuanto a la museografía, destacar que al menos existe un panel informativo en el exterior donde se explica cuándo fue construida; su interior: naves, arcos, capillas, artesonados; y el exterior: portada y torre. Todo ello en español e inglés y con fotografías. Algunas señales verticales en las calles del pueblo dirigen al viajero hacia la iglesia.

Ubicación:
30 S
335531,58 m E
4082737,79 m N

Ubicación en googlemaps© (01. Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Icono de color verde):


Terminado, incorporado a la página y subido a la red el 19/10/2013. vec2013©

SUBIR