Parroquia de Nuestra Señora
   del Socorro. Cripta.
Casabermeja (pueblo)

Volver al InicioTodas las Rutas. CasabermejaIr a Ruta de las Iglesias y ConventosRuta del BarrocoRuta MudéjarIr a la Ruta de los CementeriosRuta Cementerios. Casabermeja (pueblo)Rutas por MunicipiosIr a Todas las RutasIr al DirectorioIr a BibliografiaDiccionarioContactar con el Administrador

 

Foto 1La iglesia, declarada Bien de Interés Cultural en 2009, comenzó a construirse en el siglo XVI, aunque es en el siglo XVIII, y como respuesta al aumento de la población en Casabermeja, cuando el edificio sufrió una gran reforma que le dio la impronta barroca y el majestuoso aspecto que hoy contemplamos (foto 1). Aspecto que viene reforzado al ser un edificio exento, situado en altura, de grandes volúmenes y con una alta torre que la hace visible desde todo el pueblo y su entorno.

Posee planta de cruz latina con tres naves, más alta la central, además de crucero, cabecera plana y coro elevado a los pies. Las naves se separan mediante pilares rectangulares, impostados con filetes y cuarto bocel que sostienen anchos arcos de medio punto y entablamento, cubriéndose la nave central con bóveda de medio cañón con fajones, lunetos y dos molduras paralelas y rectilíneas que la cruzan de punta a punta (foto 2). Las naves laterales se cierran con cubierta encamonada (foto 3). El acceso al crucero se resalta mediante arco toral, cubriéndose aquél con cúpula semiesférica de ocho nervios, cuya unión se cierra con un pinjante decorado con hojas de acanto, del que cuelga una lámpara de cristales (foto 4), elemento éste muy destacado en la iglesia por su importante número; además de un discreto entablamento sobre pechinas. Los brazos del crucero se cubren con bóveda de medio cañón con lunetos.

Foto 2     Foto 3     Foto 4
Foto 2                                          Foto 3                                         Foto 4    


Foto 5En la capilla mayor encontramos un retablo-camarín procedente de la iglesia de San Isidoro de Sevilla, obra del siglo XVIII realizada en madera policromada, con banco, tres calles separadas por columnas corintias exentas y ático. La calle central es más ancha y contiene un camarín octogonal que conserva la imagen de la Virgen del Socorro. Remata un ático entre volutas. Además de la mencionada imagen, destacan en las calles laterales un San Joaquín y una Santa Ana de bulto redondo del siglo XVIII sobre repisa. Otras tres figuras decoran el ático (foto 5). El retablo está flanqueado por dos dinámicos ángeles portantes.

Los camarines situados en ambos brazos del crucero fueron construidos a principios del siglo XVIII. En el extremo izquierdo se dispone un retablo camarín del siglo XVIII dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. El camarín es octogonal y está ricamente decorado con yeserías y pinturas murales, cerrándose mediante cúpula octogonal sobre entablamento. El retablo, dorado, consta de banco, tres calles y ático. La calle central, que contiene el camarín, es mucho más ancha que las laterales y está enmarcado por dos columnas de orden compuesto exentas que sostienen un frontón partido denticulado en el que se dispone un tondo con el anagrama de la Virgen María, sobre el que se eleva el ático, abierto en su centro, lo que permite el acceso de la luz exterior. Por encima, sendos querubines sostienen una corona real (foto 6). Para el acceso al camarín se conserva una puerta de cuarterones del siglo XVIII (foto 7). En el lado de la Epístola del crucero encontramos otro camarín de planta lobulada con la imagen del Nazareno de factura reciente.

Otros dos camarines de finales del siglo XVIII se abren en el lado de la Epístola. El primero, dedicado a la Virgen de los Dolores, que es imagen de vestir del siglo XVIII. El camarín es circular con pilastras corintias cajeadas, claraboyas ovales y yeserías con guirnaldas y cintas, cubierto con cúpula semiesférica de ocho nervios cajeados rematados en capitel mensulado, los cuales se incrustan en un medallón festoneado por guirnaldas de helechos y laureles, dispuestos en forma estrellada. Asimismo posee puerta de cuarterones para el acceso (foto 8). El siguiente camarín es el de la Piedad, similar al anterior, enmarcado por un retablo de tres calles entre pilastras acanaladas y ático (foto 9). La imagen de la Piedad es reciente. El camarín es circular con pilastras cajeadas de orden compuesto, óculos, yeserías, bóveda semiesférica de ocho nervios cajeados con medallón central (foto 10). También con puerta de acceso.

En el testero de la nave de la Epístola hay un pequeño retablo de talla policromada con rocallas, del siglo XVIII, que alberga una fina imagen de San Sebastián de factura reciente en terracota policromada.

Dos retablos más, así como esculturas como la del Crucificado de escuela sevillana, dan una idea de la riqueza patrimonial de esta iglesia.

Foto 6     Foto 7     Foto 8
Foto 6                                            Foto 7                                                  Foto 8         

Foto 9     Foto 10     Foto 11
Foto 9                                          Foto 10                                        Foto 11  


Foto 12El coro se sitúa en la nave central en su primer tramo, al que se accede mediante escalera de caracol (foto 12). Es abalaustrado y posee ventana coral (foto 13).

Pero la parroquia no solo destaca por sus retablos, hornacinas y esculturas, sino también por su carpintería. Ya hemos hablado de las puertas de acceso a los camarines, pues bien en su albacería se guarda un armario del siglo XVIII, con forma de prisma de 3,5 m. de alto, con decoración de roleos, floreros y programa iconográfico. Andas, custodia, lámpara, cruz parroquial son también bienes patrimoniales conservados (foto 14).

El púlpito, de hierro fundido, se adosa al machón inmediato al crucero en el lado del Evangelio y consta de dosel, cátedra, base y soporte (foto 15).

No olvidamos la sacristía, rectangular con bóveda de medio cañón y lunetos y arcos fajones rematados en placas. A destacar también la puerta de acceso.

Foto 13     Foto 14     Foto 15
Foto 13                                              Foto 14                                                 Foto 15


Foto 16Al ser un edificio exento, el exterior se nos muestra completo, siendo visible desde todos sus ángulos. De poderosos volúmenes mayoritariamente cúbicos, reflejo en el exterior de su desarrollo espacial interno, su fábrica ofrece variedad dentro de la tradición mudéjar, desde el uso exclusivo del ladrillo, hasta el de cadenas y verdugadas de ladrillo entre cajones de enjalbegado, o bien simplemente lisos. El desarrollo volumétrico externo está determinado por los camarines, el crucero, el cimborrio y la torre (foto 16). En el ángulo exterior del crucero que da a la nave de la Epístola, se dispone una hornacina de considerable altura, dispuesta entre pilastras y frontón curvo partido, toda ella, incluido el largo paramento hasta el suelo, construido de ladrillo (foto 17).

La fachada principal o de los pies acusa la organización interna. De conformación triangular, está dividida en tres secciones (foto 1). La central de mayor altura, realizada con ladrillo dispuesto en cadenas y verdugadas y cajones enjalbegados. La portada está compuesta por un arco de medio punto sobre impostas resaltadas, finalizando en cornisa (foto 18). Tras ella, un hermoso cancel de madera con óculos en su extremo superior, da paso a las naves (foto 19). Sobre la portada, una claraboya semircular coral, y finalizando el conjunto un frontón triangular con óculo central y sobre éste una cruz de hierro con brazos en forma de flor de lis. Las secciones laterales de la fachada son más bajas e inclinadas con tejado a un agua, dispuestas también de sendos vanos (fotos 1 y 18).

Foto 17     Foto 18     Foto 19
Foto 17                                                Foto 18                                                  Foto 19  


Foto 20La estructura externa más importante es su torre, adosada a la cabecera. De cinco pisos, cuadrado el inferior y con esquinas achaflanadas los superiores, se separan mediante cornisas. Construida completamente en ladrillo utiliza como elementos decorativos pilastras cajeadas o no cajeadas, placas, rectángulos rehundidos (foto 20). Remata un chapitel apenas visible a nivel de calle.

Foto 21Gracias a la restauración que se hizo en los años 90 del siglo XX, se consiguió hacer practicable su bóveda o carnero, que llegó a ser el espacio subterráneo de enterramiento de la iglesia. Situado en el lado de la Epístola, antes del crucero, su forma es alargada y está cubierto con bóveda de cañón rebajado, compuesto por tres hiladas de 17 nichos de medio punto cada una, hoy todos vacíos (foto 21).

 


Acceso. Es muy fácil. La iglesia es bien visible desde cualquier ángulo del pueblo. En la entrada existen aparcamientos, o bien podéis subir con el auto hasta bastante cerca de la parroquia. Los autobuses de línea dejan al lado. Su horario de misas en invierno es: Martes, Jueves, Sábados: 19.00 h. Domingos y festivos: 19.00 h.; y en verano: Martes, Jueves y Sabados: 20.00 h. Domingos y festivos: 20.00 h. Su teléfono para aseguraros la visita es: 952 758 653. También podéis consultar la página web de la diócesis.

Conservación. Museografía. Didáctica. El estado de conservación de la iglesia parece bueno. No se observan deterioros importantes en la estructura, como grietas o manchas de humedad. En cambio, sí hemos visto algunos retablos con tablones descuadrados y desgaste en la pintura, sobre todo en las zonas inferiores de fácil contacto para el público. A pesar de la historia tan interesante de este edificio y del patrimonio que conserva, no existe intención alguna de contarla y explicarla. Sí existen, y eso se lo debemos agradecer a nuestros ascendientes, unas placas de azulejo junto al acceso de cada camarín que indica el nombre de la figura que se venera en él.

Ubicación. Coordenadas U.T.M.:
30 S
372638.87 m E
4084060.58 m N

Ubicación en googlemaps©:


Terminado, incorporado a la página y subido a la red el 08/12/2013. vec2013©

SUBIR