Cementerio Municipal y Fuente Pública
Casarabonela (pueblo)
Volver al InicioTodas las Rutas. Casarabonela.Volver a la Ruta de los CementeriosRuta del Agua. Casarabonela (pueblo)Ruta del Agua. CasarabonelaRutas por MunicipiosVer Todas las RutasIr al DirectorioIr a BibliografiaConsultar DiccionarioContactar con el Administrador

 

Foto 1Cementerio Municipal. La historia de este cementerio comienza en 1860, que es cuando, ya con bastante retraso respecto de otros municipios, se acata la legislación sanitaria que obligaba a trasladar los camposantos fuera de los núcleos urbanos. El cementerio posee gran interés por el variado y a veces sorprendente uso que se hace de los volúmenes, y del espacio resultante, tanto en el interior como en el exterior del recinto.
La fachada se organiza de forma axial. La entrada, abierta en el centro, está rematada con un gran arco rebajado sobre el que se dispone una espadaña, situándose a ambos lados semejantes pabellones, el de la izquierda, la antigua casa del guarda, hoy dedicado a almacén, y el de la derecha utilizado como capilla. Cada uno de estos pabellones posee forma de paralepípedo rectangular, constando de puerta adintelada y sobre ella un vano con forma de óculo ovoide, y con los paramentos pintados, como también lo está el resto del camposanto, de un intenso color blanco (foto 1). Unos metros antes de la fachada, a su derecha, se ubica lo que pensamos pudo ser una fuente pública, del mismo modo pintada de blanco y con el muro trasero sobreelevado y con forma curva (foto 2). Nada más pasar al interior, el espacio se ensancha a modo de recibidor, situándose a su derecha un rico mausoleo y otras sepulturas y nichos (foto 3). A continuación y en línea recta desde la entrada, una larga rampa nos acompaña y guía a lo largo de las dos secciones en las que espacialmente podemos dividir el resto del cementerio (foto 4).

Foto 2     Foto 3     Foto 4
Foto 2                                                            Foto 3                                                        Foto 4      


Foto 5A derecha e izquierda, tras el murete que limita la mencionada rampa, se disponen sepulturas individuales (foto 5) con losas de piedra e inscripciones las más ricas; otras cubiertas con una plataforma de azulejos blancos sobre obra de ladrillo, también pintados de blanco (foto 6); en algunos casos se utiliza el hierro, simulando el contorno de las sepulturas (foto 7); pero los más sorprendentes y humildes, son los túmulos alargados formados con tierra, sin elemento constructivo añadido alguno, sólo una sencilla cruz de hierro en el cabezal (foto 8). A la izquierda, junto a la cerca, se halla una fosa común con centenares de víctimas de la Guerra Civil, sobre la que se han dispuesto cuatro placas con los nombres de éstas y un monumento para su recuerdo (foto 9).
Al final de la rampa antes mencionada, encontramos un grueso arco de medio punto con la línea de imposta señalada, que da paso a la zona de bloques (foto 10). Éstos constan de tres pisos, bastante antiguos algunos, en los que los nichos y las lápidas tienen forma semicircular o rebajada y otros peraltada (foto 11), siendo reformados y de reciente construcción los que poseen lápidas rectangulares. El resultado de las ampliaciones llevadas a cabo respeta la volumetría y estética general (foto 12). En algunos de los más antiguos, que carecen de lápidas, se puede observar la técnica de construcción mediante ladrillos, utilizando la de la bóveda tabicada o catalana, dejando vista la cara de mayor superficie del ladrillo (foto 13), como también ocurría en el cementerio de Sayalonga. El conjunto se encuentra acotado mediante una cerca encalada. Vemos así que en pocos metros cuadrados se despliega una gran variedad de volúmenes y se dibujan diversos espacios, que convierten el recinto en un lugar donde comprobar cómo el discurso de la muerte puede tener distintos significantes, motivando soluciones visuales producto tanto de la tradición como de las complejas relaciones que se establecen en las sociedades humanas.

Foto 6     Foto 7     Foto 8
Foto 6                                                         Foto 7                                                           Foto 8 

Foto 9     Foto 10     Foto 11
Foto 9                                                       Foto 10                                                         Foto 11

Foto 12     Foto 13     Foto 14
Foto 12                                                         Foto 13                                                          Foto 14 


Acceso. Es bastante fácil. Cerca de la plaza de la Iglesia se encuentra el castillo. Detrás de éste, en su lado oeste, por la zona conocida como Arcalagua, hallaréis junto a la calle Puerta de Hierro, que es cuesta arriba, el cementerio. Tened en cuenta que se encuentra en la parte alta del pueblo, casi en las afueras. Está abierto todos los días de la semana de 10:00 a 19:00 horas.

Museografía. Conservación. Didactica. El cementerio se encuentra muy cuidado. El uso que continuamente se hace de él no lo ha deteriorado, sino que muy al contrario se han respetado sus formas más antiguas, y las ampliaciones, fácilmente percibibles, no han roto la homogeneidad del conjunto. Posee un cartel explicativo en la entrada que nos habla en líneas muy generales sobre el cementerio (foto 14). Sería interesante una explicación más centrada en el monumento en sí tanto desde un punto de vista etnográfico, como histórico y artístico. Se encuentra abierto casi todo el día.

Ubicación. Coordenadas U.T.M.:
30 S
335306,23 m E
4072519,69 m N

Ubicación en googlemaps©:

Terminado, incorporado a la página y subido a la red el 22/04/2014. nº108. vec2014©

SUBIR