Museo Carmen Thyssen
Málaga (ciudad)

Volver al InicioTodas las Rutas. MálagaVolver a Ruta de MuseosIr a la Ruta de los Museos de la Ciudad de MálagaIr a la Ruta MudéjarIr a la Ruta Mudéjar de la Ciudad de MálagaIr a la Ruta de los PalaciosConsultar Ruta Palaciega. Málaga (ciudad)Ruta del RenacimientoRuta del Renacimiento. Málaga (ciudad)Rutas por MunicipiosIr a Todas las RutasIr al DirectorioIr a Bibliografia RelacionadaConsultar DiccionarioContactar con el Administrador



Foto 1El Museo Carmen Thyssen fue inaugurado en el año 2011. Sin duda ha constituido un revulsivo cultural de primer orden para la ciudad. La importante colección de pintura, el interés mediático de su propietaria y la regeneración urbana de la zona, han ayudado a mejorar la imagen de Málaga como urbe culta y atractiva para el viajero amante de los museos, haciendo posible la recuperación del Palacio de Villalón, casa noble del siglo XVI-XVII (foto 1), ubicada junto a la plaza de la Constitución, en el corazón histórico de la ciudad, que se encontraba en total estado de abandono, al igual que muchos inmuebles de su entorno. La necesidad de espacio para la instalación de la colección y sus servicios ha supuesto la triste y equivocada decisión del derribo de inmuebles que debían haber sido respetados, y al igual que el palacio, recuperados. Aspectos positivos y negativos en las tomas de decisiones, injustificables los últimos por incomprensibles. Una vez terminadas las obras y tras su inauguración, el museo ha sido un éxito, atrayendo a decenas de miles de personas.
La colección permanente se ha distribuido en tres pisos, interpretando el siglo XIX y principios del XX en la pintura española, y especialmente en la andaluza, desde tres visiones, que se continúan cronológicamente, comenzando en la planta baja por el paisaje romántico y el costumbrismo (foto 2), en la siguiente con el preciosismo y la pintura naturalista, además de una sala dedicada a maestros antiguos, siempre bienvenidos, aunque rompan el discurso principal, y por último la segunda planta con los pintores de fin de siglo.
La entrada a la sala dedicada al paisaje romántico y al costumbrismo comienza con un gran panel explicativo (foto 3), en español e inglés, sobre el origen de la pintura de paisaje costumbrista y la pintura de lugares situando su comienzo en el siglo XVIII. De cómo estos temas continuaron siento utilizados por los artistas en el siglo XIX, con motivos que oscilaban entre lo amable, véase la pintura de Manuel Barrón, y lo sublime de Genaro Pérez Villaamil. La idea de una Andalucía folklórica y estereotipada, difundida por autores románticos extranjeros caló en la conciencia de muchos pintores españoles, deseosos de buscar una identidad propia, comenzando un período en el que en los lienzos se veían escenas de baile, bandoleros, toros, procesiones, arquitectura morisca, rincones andaluces, cortejos de enamorados. En general eran lienzos de pequeño tamaño, fácilmente vendibles y transportables tanto para esos primeros "turistas" que empezaban a dar a conocer Andalucía y a España por extensión, pero también para una incipiente clase media que podía acceder a estas pequeñas pinturas, ya apartadas de cualquier asunto religioso y que por primera vez se imponen en cantidad y calidad al arte de las iglesias. El siglo XIX supuso un cambio definitivo en el tipo de clientela que adquiría arte, obligando a una secularización de los temas representados.
En el piso superior una sala se dedica al preciosismo y a la pintura naturalista (foto 4) y otra a los maestros antiguos. La pintura llena de detalles y preciosista de Mariano Fortuny influye en muchos artistas, algunos de gran nivel como Moreno Carbonero, Emilio Sala, Benlliure, etc.. Al mismo tiempo, Carlos de Haes renueva la pintura de paisaje con sus naturalezas y marinas realistas tomadas del natural, lo que favorecerá el surgimiento de una escuela malagueña de marinistas con representantes como Verdugo Landi, Emilio Ocón, etc. La siguiente sala del mismo piso está dedicada a los maestros antiguos, que aunque rompen el discurso general del museo, ofrecen una pequeña y atractiva muestra de arte italiano y español anterior al ochocientos.
La segunda planta se dedica a los maestros de fin de siglo, cuando los artistas se introducen definitivamente en las corrientes internacionales, produciéndose la renovación de los estilos con la búsqueda de nuevas formas y significados. Pintores de fuerte personalidad como Darío de Regoyos, Beruete, Sorolla, Julio Romero, Anglada Camarasa y tantos otros, rompen con la tradición y generan una nueva plástica que hace avanzar a nuestra pintura a niveles impensables hasta ese momento. Estas novedades supusieron para el arte español el comienzo de la ruptura con las formas tradicionales de representación de la realidad, con resultados sin duda espectaculares.
Existe también un piso superior dedicado a exposiciones temporales, de las que ya se han realizado varias de primer nivel.

Foto 2     Foto 3     Foto 4
Foto 2                                                         Foto 3                                                            Foto 4  

Foto 5La Casa de Villalón. También llamado Palacio de Villalón o Palacio Mosquera, data de mediados del siglo XVI. El edificio fue construido por una poderosa familia local, situándose estilísticamente entre el tardomanierismo y protobarroco malagueños (foto 1) utilizando formas moriscas, como lo atestiguaban yeserías y ventanas mudéjares, hoy desaparecidas, o la algorfa, hasta hace poco viva (foto 6). De la restauración que ha sufrido el edificio para la instalación de la pinacoteca Lourdes Moreno Molina, directora artística del museo nos informa así: "A raíz de los estudios realizados, se ha apostado por la recuperación del palacio restituyendo sus trazas originales: se vuelve a formalizar el patio completando el frente oeste desaparecido; se recupera la presencia de arcadas y columnas de mármol ocultas o incluso desaparecidas; se rehace la galería de la planta primera de acuerdo con los vestigios encontrados y conforme al modelo de edificaciones similares de la época; se restaura e integra la portada interior de corte renacentista aparecida en la galería de patio de la planta baja; se restaura el ajimez sobre la escalera y se recuperan las fachadas originales rehaciendo su portada principal de acceso, también de época renacentista". Por tanto nos encontramos con un edificio muy reconstruido, cuyo original data del siglo XVI, y que sufrió grandes reformas en el XVII. Su fachada se estructura axialmente (foto 1). La portada central es arquitrabada, flanqueada por pilastras toscanas cajeadas, con dintel adovelado en el que sitúa un escudo, y entablamento superior. A ambos lados se abren grandes vanos rectangulares con rejas de forja. En el piso superior, y alineados con el inferior, otros tres grandes vanos, con balcón y guardapolvo el central. El interior se estructura alrededor de un patio con dos plantas (foto 5). La primera la componen galerías formadas por tres arcos de medio punto con alfiz y columnas (foto 6), y en el lateral oeste con doble arquería (foto 7). En el nivel superior, se repite la arquería, pero esta vez de carpanel y sin alfiz (foto 5). Hay un segundo patio, más pequeño que reintegra parte de un antiguo adarve.

Foto 6     Foto 6     Foto 7
Foto 5                                                 Foto 6                                                    Foto 7  


Foto 8El palacio posee varias espléndidas techumbres mudéjares del siglo XVI, trabajo de excepcional calidad de la carpintería de lo blanco, descubiertas en gran parte por el arquitecto César Olano, y que representan la pervivencia de las técnicas y formas mudéjares en las fábricas de la arquitectura civil nobiliaria malagueña.

La techumbre de la escalera es una armadura de par y nudillo rectangular, completamente cubierta de lazo de diez y limas mohamares en los bordes de los faldones. Lleva superpuestas dos estrellas en los testeros y en el centro un octógono de mocárabes, siendo innecesario el uso de tirantes por su reducido tamaño (foto 8).

Otra armadura es la del salón noble o principal del palacio, también de par y nudillo y limas mohamares (foto 9), cubriéndose el almizate con lazo de diez (foto 10). En los faldones y los testeros el lazo es de cuatro. El centro del almizate lleva dos octógonos con talla rizada parecida a la rocalla, por lo que puede ser que aquél sea posterior en el tiempo a los faldones y testeros, consecuencia de alguna restauración (foto 11). El conjunto se completa con tirantes de lazo sobre canes de perfil lobulado.

Foto 9  Foto 10  Foto 11
                    Foto 9                                              Foto 10                                                  Foto 11                  


Acceso. El acceso es muy fácil. Se encuentra en la calle Compañía nº 10, junto a la plaza de la Constitución, en el corazón del centro histórico de Málaga. En su página web podréis encontrar tanto los horarios como los precios, tipos de visitas, exposiciones temporales y demás actividades que son muchas y que este museo lleva a cabo en su labor de difusión de su propio patrimonio.

Conservación. Museografía. Didáctica. El Museo Carmen Thyssen es una de esas maravillas que alguna vez que otra la providencia otorga a la ciudad. El favor de la titular de la colección, Carmen Thyssen, su decisión por establecer en Málaga un museo que albergara parte de sus colecciones y el interés demostrado por la única administración responsable en facilitar los trabajos e impulsarlos (afortunadamente una sola), han hecho posible en Málaga una pinacoteca de nueva planta, que aunque ubicada en el casco antiguo, sólo ha respetado de él la llamada Casa Villalón y los inmuebles situados a la izquierda de la calle Mártires, excepto el que hace esquina con calle Compañía, de basto diseño, así como la desfigurada algorfa, destruyendo las fincas ubicadas detrás del palacio, cosa a nuestro parecer totalmente innecesaria y atentatoria contra nuestro patrimonio. No es posible construir destruyendo. No, si se trata de nuestro pasado. Es evidente que la recuperación del palacio ha sido un éxito, con el que todos los malagueños hemos salido beneficiados. Es evidente que la llegada de la colección de pintura a Málaga, también. Y no digamos del tratamiento dado a las salas donde se exponen los cuadros, con una moderna museografía, perfecta para la exposición de lienzos en las mejores condiciones. Amplias salas, (junto a éstas, pasillos muy largos sin utilidad práctica), muros neutros de colores muy claros, acondicionamiento lumínico, inexistencia de molestos brillos sobre los lienzos, temperatura y humedad controladas, separación entre obras que impide la contaminación visual, la distribución por temas, los paneles explicativos, concisos y sencillos de entender, las importantísimas exposiciones temporales de las que hemos disfrutado, el merchandising de su tienda, pero también la profesionalidad de su personal, atento y discreto, la variedad de actividades, para público individual y para grupos, sin olvidar a los infantes y sus aulas didácticas, además de conferencias, mesas redondas, cursos, charlas, etc. Los museos Thyssen en España, siempre se han caracterizado por hacer una labor de difusión muy intensa y prestigiada a nivel internacional. Sin duda, en este su museo de Málaga ocurrirá lo mismo. No queremos olvidar el hallazgo, aún no visitable, de restos romanos del siglo III d.C. en los sótanos intercomunicados de los espacios expositivos, con construcciones dedicadas a salazones y otras de carácter doméstico, destacando un ninfeo con pinturas originales, así como una necrópolis, probablemente de época bizantina. Esperamos que los problemas de humedad que justifican este cierre temporal sean resueltos a la mayor brevedad posible y podamos disfrutar con su contemplación.

Ubicación. Coordenadas U.T.M.:
30 S
372928,75 m E
4064920,83 m N

Ubicación en googlemaps©:


Terminado, incorporado a la página y subido a la red el
:
13/12/2013. vec©

SUBIR