contador de visitas Inmueble en Calle Real nº 55. Casabermeja (pueblo)
tituloprincipalcasaspintadas
Inmueble en Calle Real nº 55
Casabermeja (pueblo)
Volver al InicioTodas las Rutas. CasabermejaRuta de las Casas PintadasRuta del BarrocoRuta del Barroco. CasabermejaIr a la Ruta de las Casas BarrocasRuta del Siglo XVIIIRuta del Siglo XVIII. CasabermejaIr a la Ruta de los PalaciosRuta del Siglo XIXRuta de las Casas BurguesasRutas por MunicipiosIr a Todas las RutasDirectorio1Directorio 2BibliografiaDiccionarioContactar con el Administrador


Foto 1La observación detenida de antiguos edificios en Casabermeja, pertenecientes a la nobleza o a la burguesía, nos ha hecho incorporar a nuestra relación de inmuebles con pinturas en sus muros exteriores a este de la calle Real nº 55. Existen dos números más, en la misma calle Real y en la cercana calle Cristo, que pudieran albergar pinturas, aunque por el momento no sea posible comprobarlo.

Del inmueble que hoy nos ocupa carecemos de documentación escrita que nos pueda guiar al menos en su datación, y mucho menos en su historia. Además, no tiene protección administrativa, lo que añadido a la poca importancia que se le da a estas manifestaciones plásticas, hace que todo lo que podamos decir aquí sea fruto de la propia experiencia basada en la lectura de algunos estudios más o menos recientes sobre casas pintadas en otros núcleos urbanos y de la observación directa.

Situado entre medianeras, consta de planta baja y un piso más, con un alero muy discreto de ladrillo a soga y tizón y tejado a dos aguas de teja plana. La fachada está concebida con los suficientes elementos arquitectónicos añadidos como para considerarla cercana a lo palaciego, moviéndose entre unos gustos estéticos que conservan rasgos edificatorios del siglo XVIII malagueño, pero tambien otros propios de principios del XIX.

Dotada de una fuerte axialidad, la primera planta se compone de balcón central con frente plano de hierro forjado con barrotes decorados con dados y sencillos motivos en S. Las dos ventanas laterales, de distinto tamaño, poseen cierres igualmente de hierro forjado, planos o de jaula, con pequeñas flores en las esquinas. La meseta del balcón es de cerámica sobre planchas de hierro sostenido por tornapuntas en S. Todo ello dentro del característico estilo barroco civil malagueño. Solo el guardapolvo de cerámica de teja semicircular azul forma parte de una tradición posterior, motivo que se repite en los cuatro vanos de los dos pisos y que también observamos en otros edificios cercanos. La imposta que pasa por la base de los tres vanos es de ladrillo moldeado con forma de caveto o cuarto de círculo. La planta baja consta de zócalo de piedra de mampostería poligonal con portón central formado por arco rebajado con despliegue de dovelas de piedra, el mismo material que se utiliza para señalar las jambas hasta el nivel del suelo. Esta sencillez formal en un elemento tan destacado como puede ser la entrada a la vivienda, así como el uso de la piedra desnuda nos hacen pensar en un incipiente neoclasicismo. Las rejerías de las ventanas del piso inferior parecen ser muy posteriores, o incluso añadidos recientes.

Foto 2   Foto 3
Foto 2                                                    Foto 3

Foto 4Toda la fachada se encuentra decorada con pinturas que simulan un despliegue de sillares isódomos de gran tamaño, bícromos y sin relieve, de textura enlucida almagra intensa, despiece a punzón (r.c.p.: 06, pág. 158) y perímetro a modo de llagueado de color gris. El resultado plástico nos recuerda a las redescubiertas pinturas de la torre de la iglesia de San Pedro Apóstol de Cártama (aunque en este caso se procuraba un efecto de relieve), donde se indicaba la fecha de 1824. En principio podríamos datar a las pinturas de calle Real como del mismo período, o quizá un poco anteriores, por lo plano del dibujo, y al igual que el templo, buscando la semejanza con un edificio emblemático que se estaba construyendo en Málaga, o a punto de terminarse, cual era el Palacio de la Aduana con sus prominentes sillares almohadillados. Sin duda, fueron los últimos estertores de esta centenaria tradición, escondida por el gusto monócromo que se impuso a lo largo del siglo XIX en todo tipo de inmuebles.


Bibliografía consultada. En Ruta de las Casas Pintadas, ver: (006).
Abreviaturas: Ruta de las Casas Pintadas: (r.c.p.)

Acceso. Es muy fácil.
Se encuentra en el nº 55 de la calle Real. Esta calle atraviesa el pueblo de norte a sur. En su extremo norte se sitúa la iglesia de Nuestra Señora del Socorro y un poco más abajo de nuestra vivienda el museo-taller de cerámica.

Museografía, Conservación, Didáctica. El inmueble se halla deshabitado, sin conservación por parte de los titulares ni grado alguno de protección administrativa. La pintura rosácea con la que fue recubierto se está cayendo y dejando a la vista un muro pintado de sillares planos simulados. Por ahora es la única vivienda en Casabermeja que ofrece esta característica plástica, aunque sospechamos de al menos dos más. Se hace urgente una toma de conciencia para poder salvarlos tanto del olvido como de la desaparición. Los edificios con pinturas en sus muros exteriores deben ser protegidos y rehabilitados. Se trata de una grandiosa tradición que nos retrotrae como poco a principios de la Edad Moderna, y de la que en nuestro viajerosencortomalaga ya hemos visto unos pocos ejemplos.
Ubicación
(Google Earth):
       
Coordenadas U.T.M. Grados, minutos, segundos. Grados decimales. Grados, minutos decimales. Sistema militar de referencia por .
30 S
372636.83 m E
4083831.14 m N
36º53'30.73'' N
4º25'45.73'' O
lat. 36.891871º
long. -4.429368º
36º53.512' N
4º25.762' O
30SUF7263783831

Ubicación en googlemaps©:
mapa

Terminado, incorporado a la página y subido a la red el 27/02/2018. nº 323. vecmálaga©

SUBIR