tituloprincipalrutadelospuentes
Puente del Arroyo del Jaral o de La Cala del Turco en el Antiguo Camino de Vélez
Almayate (Vélez-Málaga)
Volver al InicioConsultar Ruta de los PuentesConsultar la Ruta de los CaminosConsultar la Ruta del ComercioConsultar Ruta del AguaRuta del Agua. Vélez-MálagaConsultar la Ruta del BarrocoRuta del Barroco. Vélez-MálagaIr al DirectorioIr a BibliografiaIr al DiccionarioConsultar Webs RelacionadasContactar con el Administrador



Foto 1El contexto general de la economía española a lo largo del siglo XVIII fue de crecimiento. Los monarcas y sus ministros apostaron fuerte por mejorar los resultados de los distintos sectores de la producción, con la finalidad, loable empeño, de hacer más felices a sus súbditos y más fuerte a la nación.

La mejora de los caminos era un problema acuciante, ya que su deplorable estado no facilitaba el comercio ni el tránsito de personas, por lo que dio comienzo un período de fuerte inversión pública, que obtendrá sus principales frutos en el último cuarto del siglo XVIII, y que sólo se detendrá a causa de la Guerra de la Independencia. Málaga estaba muy mal comunicada por tierra con sus poblaciones vecinas. Era claro que la difícil orografía no facilitaba la conexión entre ellas. La salida natural de sus mercancías se realizaba a través del puerto, que históricamente habia sido la puerta principal de intercambio de bienes y personas.

Foto 2En el reparto general de inversiones Málaga salió beneficiada, con la mejora de los caminos hacia Antequera y Granada, así como con los que unían las poblaciones costeras, tanto hacia occidente hasta Marbella, como hacia oriente hasta Vélez-Málaga, desde donde partía una vía hacia Alhama de Granada. El dinero para las obras salía de los arbitrios, que eran impuestos finalistas, creados específicamente para pagar una obra pública concreta. Al ser escasos y contar Málaga con otras necesidades también urgentes, como la ampliación del puerto, y a los ojos de la época, comprensible por otra parte, la terminación de la Catedral, la inversión decidida en caminos no llegó hasta el último cuarto del siglo XVIII, cuando el rey Carlos III, resolvió que no se podía esperar más, por lo que es durante su reinado y el de su sucesor Carlos IV, cuando se ponen en marcha los trabajos para los arreglos de vías que mejorarán decisivamente la calidad de las comunicaciones de Málaga.

Foto 3Una de estas vías era la de levante o de Vélez-Málaga, principal núcleo urbano de la Axarquía, productora de vino y pasas que se exportaban a través del puerto de Málaga, y que se decidió mejorarla convirtiéndola en camino apto para carretas. En un primer momento se abordó el arreglo del tramo Alhama de Granada-Vélez-Málaga, para a partir de los años 60 ocuparse del de Málaga a Vélez. El arreglo definitivo se produjo por Orden del Conde de Floridablanca el 12 de marzo de 1784. Se trataba de cinco leguas costeras (unos 27 kilómetros) junto con el ramal de comunicación con Macharaviaya, donde los Gálvez habían construido una fábrica de naipes. La vía fue proyectada por el Ingeniero Director del Camino D. Fernando López Mercader. Esta vía enlazaría después con la de Vélez a Alhama y Loja hasta el término del Obispado de Málaga. Para poder hacer frente a los gastos se incorporó al Montepío de Cosecheros el cuartillo de real de vellón, del cual gozaba con anterioridad el Cabildo Eclesiástico para la fábrica de la Catedral. A la muerte de López Mercader le sucedió como director D. Domingo Belestá. En diciembre de 1787 finalizaron las obras.

Del nuevo camino de Málaga a Vélez-Málaga conservamos varios hitos, entre ellos el del Puente del Arroyo del Jaral, también llamado de La Cala del Turco, situado en Almayate, junto a la Torre Vigía de El Jaral. Una obra de ingeniería sorprendente de por si, y aun más cuando pensamos en la época en la que se construyó. Se trata de un puente de un sólo ojo semicircular cuyas medidas aproximadas serían: unos 11 metros de luz; una altura de unos 20 metros incluido el pretil; y una longitud de algo más de 110 metros correspondientes a la sección del ojo y a las alas de acceso y salida.

El ojo se construyó de ladrillo, desde la base hasta la dovela del arco, incluido todo el intradós. Sus tímpanos se completan mediante mampostería entre verdugadas de dos filas de ladrillos, y la misma distribución para el pretil. A partir de ahí, y a cada lado, se abren los apartaderos, que facilitaban el paso entre carruajes, esperando uno el paso del otro en sentido contrario, además de sendas alas o lienzos de muro de mampostería, cuyo interior se rellena para hacer posible una calzada de desnivel razonable y el paso de una montaña a otra. El conjunto se encontraba completamente enfoscado.          


Bibliografía consultada. En Ruta de los Puentes, ver: (001); en Ruta de los Caminos, ver: (002).

Cómo llegar. Es
complicado. Si os dirigís desde el Camping Valle-Niza hacia Torre del Mar por la carretera costera N-340, y a poco más de un kilómetro de aquél, nos encontramos, a la izquierda, sobre una loma la figura de la torre vigía de El Jaral. Seguís unos 500 metros en la misma dirección y tomáis el primer cruce a la izquierda, llamado Tajo del Pinto. Se trata de un estrecho camino mal asfaltado entre viviendas unifamiliares. Continuáis durante unos 250 metros hasta la última casa, y allí giraréis casi 180º para tomar la antigua carretera de Almería (primero dirección sur y después suroeste), que se encuentra en mal o muy mal estado, por lo que la conducción con turismo es peligrosa. Seguís por ese camino y os encontraréis el puente a unos 700 metros. Un poco más hacia el oeste veréis la arriba mencionada torre vigía.

Museografía. Conservación. Didáctica. Su estado de conservación es muy malo. Poco a poco se va desmoronando, aunque aún conserva el ojo completo y las aletas, pero la fábrica está al descubierto por infinidad de sitios, el pretil se encuentra muy dañado en muchos puntos y la calzada está prácticamente destruida. Se impone una urgente restauración de toda la estructura, además de la correspondiente musealización e integración en las correspondientes rutas culturales. Estos monumentos de la ingeniería del siglo XVIII son un tesoro que debemos conservar. Aprovechemos que permanezcan en pie, ya que en estos momentos los costes para la rehabilitación no son altos.

Ubicación. Coordenadas U.T.M.:
30 S
397481,27 m E
4064624,43 m N

Ubicación en googlemaps© (icono azul):


 

Última actualización 30/11/2015. nº 193. vecmálaga©

SUBIR